En un momento en el que los operadores de data center buscan una gestión más automatizada y una operación más ágil de sus infraestructuras, la compañía Seenco Group ha firmado un acuerdo con Starline para traer sus blindobarras abiertas a España y Portugal y facilitar al máximo la gestión y suministro de energía crítica en el centro de datos.

La compañía quiere ganar un buen pedazo del market share y aprovechar el crecimiento que se prevé para 2018 en construcción de instalaciones, según explica Agustín Sánchez, Managing Director de Seenco Group, en esta entrevista con DCD.

Seenco Group se ha convertido en el representante de la compañía Starline en España y Portugal. ¿Puede describir en qué consiste el acuerdo entre ambas empresas?

Durante los últimos siete años, desde Seenco Group hemos estado trabajando en el mercado de critical power ofreciendo blindobarras abiertas de otros fabricantes del mercado. Gracias a nuestra experiencia con este producto en España y Latinoamérica y nuestro conocimiento técnico, Starline nos ha escogido como nuevo representante para Iberia.

En esta colaboración, el nuevo regional sales manager de Starline para España, Portugal, Francia, Italia y África es Thierry Gougeot, con quien coordinamos las acciones globales y locales para expandir el negocio en Iberia.

¿Cuál es la relación que se ha creado entre Seenco Group y Starline en España y Portugal?

Desde Starline, a la hora de trabajar en cada país no buscan un mero distribuidor, sino que quieren tener una presencia muy importante en esa región. De esta forma, Starline, tenía básicamente dos opciones: establecer una sede en el país, con todo lo que ello implica, o escoger una empresa que le represente a todos los niveles. Por tradición y política de empresa, han elegido la segunda alternativa, de modo que Seenco Group funciona como responsable de Starline, tanto a la hora de realizar actividades de marketing, como de desarrollar el negocio y tomar decisiones estratégicas sobre aproximación al mercado y canales de venta, etc. De facto somos los country managers de Starline en España y Portugal.

A raíz de este acuerdo, ¿en qué países van a trabajar con los productos de Starline?

España y Portugal son nuestro territorio base, pero también tendremos operaciones principalmente en Latinoamérica. En los casos de empresas multinacionales que inician un proyecto aquí y posteriormente quieren desarrollarlo en Latinoamérica, nosotros les damos soporte como Starline en la zona de España y Portugal. En la zona local, el soporte lo ofrece el responsable de Starline para esa región. Coordinaremos los proyectos entre ambos países o regiones para que el servicio que recibe el cliente sea único y de alto valor añadido.

¿Qué objetivos pretenden alcanzar el próximo año tras esta alianza?

El objetivo principal es crecer y conseguir una buena parte de cuota en el mercado de suministro de energía crítica para el data center. Partimos del hecho de que Starline no cuenta en España con market share, por lo que la compañía está dispuesta a invertir cada vez más para romper esta tendencia.

Tenemos planes a tres años, comenzando en el 2018 que podría considerarse como el año de entrada de Starline en el mercado español. Como empresa internacional, Starline tiene una fuerte presencia en Estados Unidos y en Latinoamérica – con referencias tales como las mayores compañías estadounidenses tecnológicas de social media e Internet, varios grupos bancarios, grandes corporaciones, etc. algunas de las que podemos nombrar son: eBay, PayPal, LinkedIn, Cisco, etc. –, y empieza a pisar con fuerza en Europa, donde han cerrado acuerdos con cuentas importantes y ya tenemos varios proyectos de renombre. Vamos a utilizar esa sinergia de grandes cuentas con multi data centers para trabajar en todos los países. Creemos que es una gran referencia para entrar en nuevos mercados locales como España y Portugal, con una solución que desde el punto de vista técnico es fantástica y que están demandando los operadores.

En los últimos años hay una tendencia clara de diseño de data centers que pasan de cableado a blindobarra. Hace muchos años, la solución estándar era cableado eléctrico, pero si bien el primer día estaba todo ordenado, después de dos o tres años de operación del data center se había creado una maraña de cables descomunal que era imposible de manejar

¿En qué productos van a poner énfasis de cara a 2018?

Dentro de la gama de productos de Starline, nos vamos a focalizar principalmente en el Starline Track Busway, una blindobarra abierta para la distribución de energía crítica. Va dirigida al data center, pero vamos a ofrecerla también para el mercado industrial, es decir, para empresas que tengan centros de producción que puedan beneficiarse de esta solución.

Otro de los productos estrella de Starline es el Raceway, una canaleta eléctrica basada en el mismo concepto que la blindobarra abierta, pero más orientada a salas blancas, laboratorios de investigación, hospitales y oficinas. Permite satisfacer las cambiantes necesidades de distribución de energía y comunicación de datos que tienen estas instalaciones.

Centrándonos en el Starline Track Busway, que es el producto vinculado específicamente con centros de datos, ¿cuáles son sus características técnicas y ventajas competitivas?

La principal ventaja es que, al ser una blindobarra abierta, es posible conectar la carga en cualquier punto a lo largo de la barra de distribución eléctrica. Tiene un sistema de montaje muy sencillo, rápido y completamente seguro, que permite operar en caliente. Además, en cuestión de segundos –no más de 10 o 15 segundos– estaría conectada o desconectada la carga en el caso de que fuese necesario.

Por otra parte, la solución tiene un sistema de conexión entre barras que no requiere mantenimiento: al no depender de pares de apriete, se elimina completamente la necesidad del mantenimiento preventivo y reapriete de todas las uniones de las barras.

Asimismo, existe un rango de soluciones muy amplio que permite una personalización total: con 4 y 5 polos, desde los 100 hasta los 1.200 amperios para derivar las cargas, con o sin monitorización, para el techo o el falso suelo, en horizontal o vertical, longitudes de 1 a 6 metros, etc. En definitiva, cualquier necesidad del cliente podrá ser satisfecha desde fábrica. Como dato anecdótico, hemos fabricado algo más de 6.000 modelos de cajas de derivación diferentes según peticiones de cliente, lo que sirve como prueba de nuestra flexibilidad.

Es importante destacar también que tenemos probablemente los tiempos de respuesta más cortos del mercado a la hora de suministrar el material, y eso es muchas veces un factor decisivo.

¿Qué necesidades tiene el mercado de data centers en la actualidad?

Si ponemos el foco en el producto que comercializa Starline, en los últimos años hay una tendencia clara de diseño de data centers que pasan de cableado a blindobarra. Hace muchos años, la solución estándar era cableado eléctrico, pero si bien el primer día estaba todo ordenado, después de dos o tres años de operación del data center se había creado una maraña de cables descomunal que era imposible de manejar, entre alguno de sus mayores inconvenientes.

Teniendo en cuenta eso y que en los últimos años ha habido un incremento de la potencia demandada, la solución de blindobarras se ha convertido en una tendencia muy clara en el mercado de data center por las ventajas que ofrece.

Dentro de las blindobarras conviene hablar de los dos tipos que existen. El modelo estándar – industrial, que es el que tienen todas las marcas, pero que requiere que en la fase de diseño se establezca dónde tienen que ir los puntos de inserción y otras consideraciones técnicas no ventajosas al no ser una solución específica para data center. Y las blindobarras abiertas, como las que ofrece Starline, que permiten conectar tu carga en cualquier punto, por lo que la flexibilidad de operación es fantástica.

Además de Starline, ¿con qué otras marcas trabaja Seenco Group y en qué clientes?

Trabajamos con varias marcas relacionadas con el sector del data center. Una de ella es Packet Power, especializada en monitorización wireless, con referencias como Linkedin, Involta, Data Realty, Sas, Fujitsu, Time Warner, Gobierno de la Unión Europa, etc.

También somos representante de Systam, que poseen una plataforma de software de gestión y control –hablando de centros de datos, se trata de una solución DCIM. En este caso tenemos como clientes a Gas Natural Fenosa, Gobierno de Navarra, Grupo Henkel, Banco Sabadell, SEPE, Mango, etc.

Y por no extenderme con todas las marcas, comentar que estamos empezando a trabajar con Bergvik, una empresa sueca de techos y falsos suelos técnicos para data centers y sector industrial, y contamos con referentes como Teraco, CyrusOne, DigiPlex, Data Realty, ABB, Siemens, etc.

Muchos de nuestros clientes son grandes empresas con data centers en todo el mundo, que van adoptando las mejores soluciones –en varios de esos proyectos conviven todas las soluciones mencionadas. Nuestro trabajo en Seenco Group es traer a España y Portugal todas estas soluciones tecnológicamente muy avanzadas que ya se utilizan en Estados Unidos y Reino Unido. Buscamos empresas que aporten un altísimo valor añadido o una solución con una relación calidad/precio imbatible.

¿En qué proyectos está trabajando Seenco Group actualmente en España?

Son varias las empresas con las que mantenemos relaciones desde hace años y/o trabajamos con ellos actualmente, como son entidades bancarias, empresas de colocation, grandes corporaciones etc., algunas de ellas son: IBM, ATOS, BBVA, Santander, Interxion, Repsol, HPE, Global Switch, etc.

¿Cómo prevén que será el mercado en 2018?

Vemos el 2018 con grandes expectativas. El ejercicio 2016 no fue un buen año para la creación de nuevas infraestructuras de data center, por la inestabilidad política y la celebración de dos elecciones, una situación que lastró un poco el crecimiento.

En 2017 habíamos comenzado bien, sobre todo porque se estaban reactivando proyectos que habían quedado parados, pero con la inestabilidad actual en Cataluña ha vuelto a suceder algo parecido.

Sin embargo, para 2018 sí que está prevista la construcción de varios data centers, por lo que creemos que será un buen año en la generación de nuevas infraestructuras. Por una parte, se van a construir los centros de datos que estaban planificados. Por otra parte, se van a retomar proyectos que estaban paralizados. Y en último lugar, el cable submarino que ha llegado a Bilbao va a funcionar como un impulsor de nuevas infraestructuras de data center en el territorio español. Por todo ello, consideramos que en 2018 veremos una gran mejoría en la construcción de nuevas infraestructuras en España.

Artículo original de DCD – Data Center Dynamics